¡Encuentra tu máquina de segunda mano! Cerrar » Búsqueda avanzada

    Enviar alerta de búsqueda
    Número de anuncios: 1.667

    Anuncios de martillos hidráulicos

    El primer martillo de percusión fue de tipo neumático (de aire a presión) y fue creado en 1849 por Jonathan J. Couch, de Philadelphia. La broca del martillo pasaba por el pistón de un motor de vapor. Un año después, su ayudante Fowle mejoró el diseño e ingenió una manera de que el aire comprimido fuese el impulsor de su taladro por lo que este se puede considerar el primer martillo neumático. Por su parte el francés Cave diseñó y patentó una variante en 1851, no era muy cómodo debido a que el cilindro se debía alimentar de aire comprimido durante cada perforación. También, el inglés Thomas Bartlett inventó otro modelo en 1855, el cual era mucho más funcional que el anterior de Cave. Este martillo fue perfeccionado por Germain Sommeiller, Grancis y Grattoni en 1861.

    Más información Cerrar
    anuncios/página

    Martillos hidráulicos

    Un martillo hidráulico, martillo mecánico o demoledora es una herramienta derivada y directamente relacionada con el martillo neumático que es de menor potencia, pero que cumple tareas similares. El martillo hidráulico se emplea para tareas que requieren una mayor potencia de impacto y mayor fuerza de la propia pieza de trabajo. Aunque se basa en los mismos principios que un martillo neumático, el hidráulico se acciona gracias a la acción de un fluido especial, denominado fluido hidráulico, de textura oleaginosa. Suele ser de grandes dimensiones, y generalmente debe acoplarse al brazo de una máquina excavadora o a un tractor. Los martillos neumáticos también se pueden acoplar a maquinaria de gran tamaño, aunque es más común su uso como herramientas más ligeras o de mano.

    Se emplean ampliamente en construcción y demolición. Pero también se usan en minería, ya que se pueden operar en paredes verticales y se recomiendan ampliamente por el margen de seguridad que proporcionan. Sobre todo, teniendo en cuenta que el mismo martillo de impacto puede estar alejado varios metros alejado de la cabina de trabajo del operario.

    Desde su desarrollo, los martillos hidráulicos y los neumáticos, han demostrado que pueden transportar su fuerza a grandes distancias sin perder su energía. En los primero momentos, los martillos neumáticos de aire comprimido añadían la ventaja de que el aire comprimido, una vez empleado en el martillo, servía para ventilar la mina o túnel en el que trabajara. Hoy los martillos hidráulicos, de mayor tamaño se han desarrollado gracias a los avances mecánicos y técnicos para la construcción de mangueras, racores y enganches, la construcción de compresores eficientes que se instalan en los vehículos. Las capacidades de estas herramientas varían de 200 a 20.000 julios de energía de impacto y de 150 a casi 1.000 impactos por minuto.

    Sus aplicaciones son amplias:

    • Construcción de carreteras: Los martillos hidráulicos permiten la ruptura de la superficie de carreteras, la ruptura de bases desiguales, excavación de zanjas para drenajes, la demolición de puentes o la excavación de agujeros para la colocación de señales de tráfico.
    • Demoliciones: En el área de las demoliciones, el martillo hidráulico también es un elemento que permite la demolición de techos, paredes y suelos de hormigón, la demolición de paredes de ladrillo, la excavación en roca para el cimiento de los edificios, la excavación de zanjas en roca para la instalación de tuberías, etcétera.
    • Canteras y Minas: Los martillos hidráulicos tienen también un alto uso en minas a cielo abierto y canteras ya que permiten realizar trabajos como ruptura de rocas y la preparación de caminos para el avance de otras máquinas.
    • En Metalurgia: Este tipo de maquinaria pesada es útil en aberturas de convertidores, además en la ruptura de escoria de acero o aluminio electrolizado en cucharones o cazos de fundición.

    En Mascus podrás encontrar una amplia oferta de martillos hidráulicos y martillos neumáticos de segunda mano y de primera. Siempre con la garantía de poder comparar precios, ubicaciones y condiciones de cada pieza.